sábado, 10 de abril de 2010

Mis primeras aventuras

Soy Don Quijote de la Mancha y vivo en una parte de la Mancha de un asteroide. He decidido salir en busca de avemturas. Algo dificil fue ponerle nombre a mi astro corcel pero al final le puse Rocinante. Al salir por primera ves de mi casa el camino del espacio me hizo llegar a un majestuoso castillo. Al llegar yo sabía que no podía hacer mucho por que todavía no me habian armado caballero. Por eso le pedí a su majestad espacial que me armara caballero y el me dijo que si. Esa noche hice lo que un caballero tenía que hacer para poder ser armado caballero. Despues su majestad espacial me nombro caballero. Cuando me iba del castillo me dijeron que no me olvidara que debía andar dinero y que tambíen devia andar otras cosas. Entonces me di cuenta de que tenía que regresar a mi casa. Cuando iba por el camino vi a una persona pegandole a otra entonces supe que esto iba a ser mi priemera hazaña como caballero y entonces entre en acción. Despues de esa pequeña parada llegue a mi casa y me estuve ahí unos días hasta que parti. Pero antes de eso me puse furioso por que el hechizero malvado de Frestón se habia llevado mis libros. Una noche sali por la puerte de atras con mi escudero que sellamaba Sancho Panzas. Yo le prometi una insula espacial de un asteroide y que lo haria un astro gobernador. Ya nos habiamos alejado del asteroide donde nosotros viviamos cuando a lo lejos vi unos gigantes. En ese momento sabía que entraría en acción pero el necio de Sancho solo decía que eran molinos espaciales. Sali corriendo lo mas rapido possible sobre mi fiel corsel pero en ese momento fui golpeado por uno de esos gigantes y que maltrecho en el suelo. Tambien me di cuenta de que los gigantes fueron transformados en molinos por Frestón. Descasamos bajo un arbol espacial de ese asteoroide. Al día siguiente vimos una carruosa que venía con una doncella y dos hombres al frente y supe que era un secuestro. Entonces volvi a entrar en acción. Quedamos un malianto y ello frente a frente cuando entonces ataque y deje mal herido al pobre maliante. Le dije a la doncella que no se preocupara por que Don Quijote estaba ahi. Despues de esos Sancho y yo seguimos nuestro camino por la galaxia enbusca de mas aventuras. Sancho y yo estuvimos un rato hablando y discutimos un rato. Me iba a curar la oreja por que la tenía lastimada. Yo dije que teniamos que buscar un castillo para quedarnos esa noche, entoneces Sancho saco algo de comida y empecamos a comer. No llegamos a ningun poblado en el espacio así que tuvimos que dormir viendo las estrellas al aire libre.



1 comentario:

  1. Excelente, va por el camino de la imaginación, lo cual me encanta!

    ResponderEliminar